A finales del año 2002 un grupo de psiquiatras y psicólogos con ejercicio en el ámbito privado coincidimos en nuestras inquietudes acerca de las limitaciones de la asistencia a los problemas psíquicos en la Comunidad de Madrid. El proyecto se concretó a lo largo de 2003 y se renovó en 2007 bajo la denominación de Instituto Ipsias.


En la actualidad, lo formamos un grupo de profesionales que ofrecemos servicios psicológicos y psiquiátricos a personas en cualquier momento de su ciclo vital (infancia, adolescencia, edad adulta, tercera edad) y en las más variadas situaciones del ámbito emocional, conductual y relacional  (pareja, familia, convivencia escolar o laboral).


Poseemos capacidad, especialización y experiencia en Psiquiatría y Psicología, así como en otras especialidades médicas (Medicina Interna, Neurología, Endocrinología, Geriatría, Tratamiento del dolor), sanitarias en general (logopedas, fisioterapeutas, auxiliares, o diplomados en enfermería) o de otras ramas próximas como la Pedagogía, la Animación Sociocultural, el Trabajo Social o de disciplinas artísticas (literatura, pintura…) con potencial terapéutico. 


El horario de atención es amplio lo que nos permite adaptarnos a las exigencias de tiempo de los pacientes que solicitan nuestros servicios. 

Nuestra línea de actuación se basa en la idea de que la asistencia psicológica no debe resultar un lujo sólo al alcance de unos pocos, sino que ha de ser asequible a todo el que lo necesite. Por ello, tratamos de ajustar nuestras tarifas a todas las posibilidades.


El grupo de profesionales evaluamos  muy positivamente nuestra metodología de trabajo en función de los resultados obtenidos, ya que el número de pacientes atendidos ha ido aumentando hasta alcanzar una cifra próxima a los ochocientos mensuales. 

El local, ubicado en el centro de Madrid, dispone de espacios amplios y cómodos donde realizar las consultas psiquiátricas y terapias psicológicas con un buen nivel de privacidad.


Consta de:

* Despachos insonorizados y bien ambientados, dedicados a consultas, psicoterapias y pruebas psicodiagnósticas específicas;

* Zona de espera cómoda y dotada de elementos que permiten hacer menos largo el tiempo previo a ser atendido (revistas, folletos informativos, juegos para los niños, material de autoayuda, que se completa con una pequeña biblioteca).

* Espacio para la recepción de pacientes donde se recogen datos, se formalizan las citas y se atienden las llamadas telefónicas con rapidez y eficacia.

Publicado: 17 de Marzo de 2014 a las 11:22