La hipnosis se ha visto en televisión, libros, etc. como una herramienta casi mágica con la que el cliente pierde la volunad siendo esto totalmente falso. El terapeuta puede ayudar al paciente, siempre y cuando él esté de acuerdo, para modificar una conducta, hábito, sensación, etc. Como la información que aparece en los medios de comunicación no suele ser realista es importante despejar qué no es hipnosis:

- En hipnosis NUNCA se hará algo que no se desee hacer o vaya contra los valores, creencias del paciente.

- El estado hipnótico no es una pérdida de conciencia. En las sesiones no se usa una hipnosis profunda sino la hipnosis consciente, que permite al paciente recordar toda la sesión e incuso realizar alguna actividad como caminar. Es una sensación parecida a la que tienen muchas veces los conductores al ir a un destino habitual como puede ser el trabajo porque al llegar no recuerdan nada del camino que Han hecho

- Es imposible no despertar de la hipnosis, aunque el terapeuta desaparezca, aun en las hipnosis más profundas tras una siesta la persona despertará.

- El 95% de la población puede ser hipnotizada, varía fundamentalmente el grado de profundidad y las formas de hacer hipnosis que hay que usar pueden ser diferentes para obtener un mayor efecto en función de las personas. Poder ser hipnotizado no es una muestra de debilidad de carácter sino de inteligencia según se ha visto en múltiples estudios.

¡UNA HIPNOSIS REALIZADA POR UN PROFESIONAL PUEDE SER MUY UTIL!  


Publicado: 15 de Diciembre de 2017