Muchas veces las personas sufren por los pensamientos que tienen. A veces estos pensamientos están ligados a una situación específica y otras veces aparecen en momentos de aparente tranquilidad. Es importante que tengamos claro que no es la situación o el estímulo los que nos están generando ese malestar sino la interpretación que estamos haciendo de estos, es decir, los pensamientos negativos que nos vienen cuando nos encontramos en esa situación o ante ese estímulo son los que nos están generando el malestar. Por esto es importante aprender a identificar esos pensamientos negativos, ya que identificarlos es el primer paso para poder aprender a modificarlos o pararlos y que poco a poco vayan desapareciendo.

El trabajo con este tipo de pensamientos suele realizarse en la Terapia Cognitiva y uno de sus máximos representantes es Aaron Beck, quien definía este tipo de pensamiento como distorsiones cognitivas.

Benefíciate de esta terapia gracias a la formación y experiencia de nuestros profesionales. LLAMA Y CONSÚLTANOS.